fbpx

5 setas terapéuticas ideales para incluir en tu dieta

Las setas pertenecen al reino de los hongos, que está diferenciado del reino animal y del vegetal. Existen miles de variedades, con propiedades muy diversificadas. En la práctica médica oriental se han usado tradicionalmente setas cuyos efectos sobre la salud han sido avalados recientemente por estudios científicos.

Setas terapéuticas

Reishi (Ganoderma lucidum)

Es una seta leñosa de color rojo, que nace en los troncos de los árboles. No es comestible porque es amarga y dura, pero se usa en infusión o en extracto. Cuenta con numerosos elementos con propiedades terapéuticas reconocidas, como triterpenos antihistamínicos, adenosina y guanosina con efectos fluidificadores sanguíneos y sedativos, esteroles, sustancias antiinflamatorias, minerales, vitaminas del grupo B  y todos los aminoácidos esenciales.

  • Es muy útil en enfermedades degenerativas y en la pérdida de memoria.
  • Estimuladora inmunitaria. Equilibra y potencia el sistema interno de defensas, especialmente en situaciones de estrés patológico como en cánceres, alergias o infecciones víricas. Tiene un efecto inhibidor del crecimiento tumoral.
  • Contiene sustancias que reducen la inflamación crónica sistémica causante de diversas enfermedades como la artritis reumatoide, la colitis ulcerosa o la psoriasis.
  • Favorece la creación de células sanguíneas y hepáticas. Es útil en convalecencias prolongadas y para proteger la función del hígado.
  • Cardioprotectora: Reduce la hipertensión arterial porque fluidifica la sangre y reduce el colesterol.
  • Reduce el estrés, la ansiedad, el insomnio y la depresión.
  • Equilibra los niveles de azúcar sanguíneo.

Maitake (Grifola frondosa)

Es una seta difícil de encontrar en su estado natural, pero que se cultiva desde hace unas décadas por sus muchas propiedades. No se consume nunca en crudo, sino en guisos. La opción más común es tomar su extracto en polvo como suplemento nutricional. Es rica en componentes específicos como grifolano y grifolina, en lecitinas, betaglucanos, enzimas y ergosterol, componente precursor de la vitamina D.

  • Antitumoral. En Japón se está utilizando como terapia complementaria contra el cáncer porque contiene moléculas antitumorales con eficacia probada para inhibir el desarrollo de la metástasis.
  • Equilibra el sistema inmunitario, fortalece las defensas y aumenta la longevidad.
  • Contra el síndrome metabólico. Activa el metabolismo, disminuyendo el almacenamiento de grasa y equilibrando el exceso de peso. Tiene efectos hipoglucemiantes.
  • Depurativa. Facilita la eliminación de toxinas por el hígado.
  • Protectora cardiovascular. Reduce los niveles de triglicéridos, colesterol y la presión arterial.
  • Analgésica. Disminuye el dolor, al tiempo que incrementa la energía y la vitalidad.
Setas terapéuticas

Shiitake (Lentinula edodes)

Esta conocida seta se ha cultivado en oriente desde hace más de mil años. Es comestible y sabrosa, igualmente valorada en cocina que como tratamiento terapéutico. Una vez hervida, se libera su principal componente, el polisacárido lentinano, capaz de regular el sistema inmunitario tanto en afecciones víricas como en enfermedades autoinmunes. Contiene proteínas de alto valor biológico, minerales, vitaminas B, E y ergosterol, provitamina D2.

  • Inmunomoduladora. Estimula la respuesta antiviral y antibiótica y reduce las inflamaciones en la artritis y la fibromialgia.
  • Combate el exceso de colesterol y de triglicéridos de la sangre. Reduce la presión arterial por la presencia de eritadenina, un antiagregante plaquetario.
  • Estimula la libido y la fertilidad.
  • Anticancerígena. Inhibe el crecimiento de tumores. Minimiza los efectos secundarios de la quimioterapia.
  • Gracias a su riqueza en selenio y a sus diversos polifenoles.
  • Reduce el exceso de ácido úrico por su efecto alcalinizante.

Melena de león (Hericium erinaceus)

Se trata de una seta comestible muy común en China y en Japón. Es diferente de las demás setas porque está formada por filamentos que asemejan una cabellera. Esta configuración le proporciona una estructura fibrosa con efectos prebióticos. Contiene minerales como potasio, zinc, hierro, selenio y fósforo.

  • Neuroregeneradora. Sus compuestos contienen factores del crecimiento nervioso (NGF) que estimulan la regeneración de las neuronas y potencian el crecimiento de nuevas células del tejido conectivo y de la mielina. Se está utilizando en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas con pérdida de memoria como Parkinson, Alzheimer o esclerosis múltiple. Igualmente es activa para la depresión y la ansiedad. Su capacidad regeneradora del sistema nervioso actúa también sobre las neuropatías periféricas que causan entumecimientos, hormigueos, debilidad, dolor o insensibilidad en las extremidades.
  • Prebiótica: Ayuda a regenerar la microbiota y el epitelio de las mucosas del intestino. Protege de trastornos digestivos, como  gastritis o úlceras, actúa frente al estreñimiento, intolerancias y enfermedades inflamatorias como Crohn y colitis ulcerosa.
  • Inmunomoduladora. Equilibra el sistema inmunológico y tiene efectos antitumorales.

Setas autóctonas

  • Seta de cardo (Pleurotus eringii) y Seta de chopo (Pleurotus ostreatus): Son setas emparentadas, muy apreciadas por su delicado sabor. Son ricas en lovastatina, una estatina natural que combate el exceso de colesterol. Contienen polisacáridos con propiedades equilibradoras del sistema inmunológico, antioxidantes y antitumorales. Contienen sustancias reparadoras de los vasos sanguíneos, relajadoras musculares y protectoras hepáticas.
  • Champiñón (Agaricus bisporus): Esta conocida seta también tiene propiedades terapéuticas gracias a su riqueza en betaglucanos que favorecen el sistema inmunitario y a antioxidantes como el selenio. Es rico en vitaminas B. Ayuda a reducir infecciones, inflamaciones, alergias y la producción de tumores cancerosos. Reduce el colesterol, protege la función hepática y previene la resistencia a la insulina.

Esta información nos la cuenta Mercedes Blasco. Nutricionista, Máster en Nutrición y salud en la edición de Noviembre de la revista Bioeco Actual.

Compartir en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *